Logos
a a
 
 
 
 
Profra. Ofelia Lidia Carrillo Portugal  

Nació el primero de junio de mil novecientos veinte en la Ciudad de México, antes Distrito Federal, segunda hija del matrimonio formado por Don Samuel P. Carrillo Hernández y Doña Cristina Portugal Toscano. A los seis meses de edad su familia se traslada a radicar a la ciudad de Guadalajara, Jalisco donde reside hasta la actualidad.

Realizó sus estudios de educación primaria en diferentes planteles entre los que destaca la escuela Primaria No. 3 mejor conocida como “La Modelo”, donde se inició en el deporte del basquetbol, pues en aquel tiempo solamente dos instituciones de primaria superior se dedicaban a la práctica del mismo. Semillero de destacadas jugadoras quiénes fueron invitadas a participar en la capital del país, entrenadas por Don Felipe de Jesús Robles.

Al ingresar a la Secundaria para Señoritas única en su género y bajo la dirección del Profr. José de Jesús Quintero Guzmán continuó cultivando su afición por los deportes: el voleibol y el atletismo fueron disciplinas que ejercitaba con empeño, sin descuidar sus trabajos y tareas escolares. Durante esta época tuvo el privilegio de ser compañera de juegos de la brillante deportista Guadalupe Sevilla Curiel quién participó en los Juegos Centroamericanos. Es así como nace su cariño y pasión por los deportes y la Educación Física, los que continua practicando hasta la conclusión de sus estudios de Preparatoria. En varias ocasiones fue Seleccionada Estatal en basquetbol, una vez en softbol y una en voleibol, para representar al estado de Jalisco en los Campeonatos Nacionales. Fue miembro de la Selección Ideal de México por distinguirse como: la “Mejor canastera”, posición que durante su trayectoria deportista ocupó principalmente.

Cuando se encontraba en su mejor momento, su padre le sugirió retirarse pues él consideró que era la oportunidad adecuada para ello. Al iniciar sus estudios universitarios elige la carrera de Derecho, la cual abandona al poco tiempo, después ingresa a la Escuela de Enfermería del Hospital Vázquez Arroyo. En el último semestre de la carrera por motivos institucionales esta tiene que cerrar sus aulas y las alumnas son reasignadas al Hospital Civil, pero su padre se opone rotundamente a que ella continúe sus estudios en mencionado nosocomio. Quizá su destino profesional no se encontraba en los juzgados litigando o en las salas de quirófano o emergencias médicas curando heridas; es así como la última decisión de su padre marcó lo que sería su profesión de vida: la docencia.

En el año de 1938 fue invitada a formar parte del cuerpo docente de Cultura Física, el cual estaba integrado por relevantes deportistas y entrenadores de diferentes especialidades, pues se carecía de una escuela normal que preparara a maestros expertos en esta área. Ya no se encontraría en los patios botando o voleando un balón, ahora la cancha se convirtió en su aula de clase para el desarrollo de habilidades motrices de sus alumnos. Primeramente fue nombrada a la Escuela Primaria No.20 y de ahí en adelante trabajó en diferentes planteles e instituciones de educación básica, media básica y superior entre las que destacan : Primaria Anexa a al Normal, Urbana No.4 “Centro Escolar Lucio Blanco”, “Centro Escolar Lázaro Cárdenas” “Centro Escolar Guadalajara”, Escuela Especial “Fray Antonio Alcalde”, Escuela Secundaria para Señoritas No.4, Escuela Normal para Educadoras de Guadalajara y en la Benemérita y Centenaria Escuela Normal de Jalisco; todo ello durante setenta y cinco años de servicio Sin embargo nunca descuido su principal motor: el deporte y aunque ya no jugaba ni practicaba como antes, dedicó varios años al impulso del mismo en el estado así como a nivel nacional. Junto con tres compañeras, Carmen Rubio, Elena y Gregoria Cárdenas jugadoras entusiastas y comprometidas con el adiestramiento de las facultades físicas de las nuevas generaciones; fundan la Asociación Femenil de Basquetbol, cuya actividad central consistió en la promoción del basquetbol femenil en un espacio que pertenecía principalmente a los varones.

Fue miembro activo del Consejo Permanente de la Federación Mexicana de Basquetbol, hasta su desaparición en el sexenio de José López Portillo. En el año 2000 ingresa al Salón de la Fama del Deporte en el estado de Jalisco y su nombre se encuentra inscrito en la Pista diseñada para tal fin, en la Unidad Deportiva “Revolución”, en el año 2002 recibe el Galardón del Salón de la Fama de la Universidad de Guadalajara como promotora deportiva. En el ambiente académico ha recibido diversos reconocimientos a su labor docente, la Medalla “Manuel López Cotilla” e “Ignacio Manuel Altamirano” por años de servicio entre otros.

Actualmente aún se desempeña como Coordinadora de los Grupos Especiales y dirige la Escolta de la Benemérita y Centenaria Escuela Normal de Jalisco, lugar donde se estableció una Cátedra que lleva su nombre y cuyo objetivo primordial es la exposición de temas relacionados con el deporte y la Educación Física.

 
Benemérita y Centenaria Escuela Normal de Jalisco. © 2014
Facebook YouTube Twitter